Menú Anterior

 

HERMANDAD DE NUESTRA SRA. DEL ROSARIO

Y SANTO CRISTO DE LA PAZ

(HUMEROS)

 

 

Índice General del Web

Página Principal

La Hermandad 

Álbum de Fotos

Oraciones

Enlaces y sitios interesantes

Índice General del Web

 

REGLAS DE LA HERMANDAD

 

TITULO VIII. DISPOSICIONES FINALES.

REGLA 52.- En todo cuanto no se consigna en estas Reglas, la Hermandad se atendrá a lo prescrito en el Derecho Canónico, Normas que para las Juntas de Gobierno de hermandades y cofradías tiene dispuesta el Arzobispado de Sevilla y otras que Pudiere disponer, y a lo previsto en las seculares costumbres de las que somos herederos.

La Junta de Gobierno, para su funcionamiento, queda facultada para disponer mediante reglamentación interna lo que hubiere de determinarse en aquello que no se contempla en lo anteriormente expuesto.

REGLA 53.- Por encima de la reglamentación y actividades que han de conformar la vida de la Hermandad en todas sus manifestaciones, ha de procurarse con las presentes Reglas no sólo configurar la vida de la comunidad, sino la de cada uno de sus miembros en particular.

Debe llevarse a cada miembro de la Hermandad al convencimiento de que el Reino de Dios ya está entre nosotros. Que nuestra Salvación, que se inició con la venida al Mundo del Hijo de Dios, deberemos completarla cada uno con la vivencia plena de la Divina Palabra, proyectada hacia los demás con amor, ese amor que en todo momento se desprende del mensaje evangélico y que transformándonos debe llevarnos a decir con San Pablo: "No soy yo quien vive. Es Cristo quien vive en mí"

REGLA 54.- Ha de lograrse que la devoción que todos los cofrades de esta Hermandad sienten hacia la Madre de Dios en su advocación del Rosario les haga seguir constantemente su ejemplo. No en vano Ella fue la primera criatura que hizo suya la fe en Cristo y supo en todo momento conformar su humilde y abnegada existencia al sentir de El, con el acatamiento sumiso y reverente de su Divina Voluntad.

REGLA 55.- Si la Hermandad decayese hasta el extremo de que sólo quedase un hermano o hermana de la misma, recaerán en él o ella todos los derechos de aquella mientras subsista, aplicándose en caso de disolución las normas prescritas al respecto por el Derecho Canónico.

REGLA 56.- Las presentes Reglas derogan las anteriores de esta Hermandad.

REGLA 57.- Estas Reglas entrarán en vigor el mismo día de su aprobación definitiva por la Autoridad Eclesiástica.

Título VII de las Reglas de la Hermandad